martes, Jun 25 2024 8:13PM

ONIRIC FACTOR

From the deep dream dominions

Saludos camada.

¡Al fin va terminando la semana!.

Si. Me hace ilusión que ya vaya a ser Lunes. Este fín de semana también me tocaba trabajar, por el plan de eventos -feria- de Telefónica. (*)

Durante estos días creo que han pasado algunas cosas que merecen la pena contarse en las notas del cubíl, además de las ya clásicas entradas sobre el proceso de desarrollo de Cell Fusion.

En primer lugar, y sin que sirva de precedente, hemos tenido suerte y se nos ha enviado a un curso intensivo de integración y mantenimiento de equipos Nokia Flexi BTS por parte de sus fabricantes. La ídea es que estémos preparados para la nueva ola de cambio de tecnología de TME.

Hace tiempo, estos cursos se hacían todos los años con cada uno de los diferentes equipos de nueva generación que iban entrando, pero llevabamos bastante tiempo apañandonos con los manuales en inglés que conseguíamos de chiripa, el experimento en campo y las análogias con otros equipos ya conocidos. El motivo es el de siempre: la pela. Mandar un tio a recibir un curso de estos vale un dineral.

El tema es que gracias al curso, no solo he aprendido bastante, sino que también he podido conocer en persona a personas de las que solo habia tratado por teléfono.

Las instalaciones y el trato, estupendo. Pero creo que tiene más interés para los que seguis el blog por el tema del desarrollo, que os cuente lo bueno de que el curso fuera en Madrid.

Ya que iba a tener una tarde libre, pense que perder la oportunidad de quedar con la peña de allí, sería una estupidez por mi parte, así que dejando a un lado mi timidez habitual, decidí dar un primer paso y darle un toque a Alejo.

Al final quedamos Alejo, Josepho y su jefe :P, Isilion y yo para cenar.

La verdad es que no fué una cena, sino una especie de bacanal de corestérol, triglicéridos, colorantes y conservantes.

Me hizo ilusión volver a ver a Josepho y conocer a Isilion, porque Ludosofía me parece una iniciativa estupenda. Si de algo me lamento, es de quedarme con las ganas de decírselo en persona. Otra vez será.

No, no enseñé Cell-Fusion ni me puse a jugar al Kukoo, venían de currar y yo también. No me pareció muy correcto.

Pasamos un buen rato jugando a un juego de cartas que trajo Isilion la mar de entretenido -bang!-. Partida que ganamos, más por las tendencias suicidas del maestro, que por la habilidad de los alumnos.

Y, como no, hasta nos hicimos fotico haciendo el vaina 😛


Lo siento, creo que viene en los genes.

En el camino de vuelta, me quede con una pregunta de Fernando, así a priori suena casual, pero me dió que pensar:

¿Que es lo que más te gusta de tu trabajo?

Me sorprendí a mi mismo diciendo que no era la parte informática del trabajo, sino la eléctrica. Hay algo que tiene su encanto y es el ver en acción aquello que tocas. Para mí es mucho mas gratificante el escuchar el silbido de los ventiladores de un equipo cuando arranca después de conseguir solventar un problema de suminístro que meterle una base de datos. Es más… como lo diría… ¿cercano?. Creo que por eso también me gusta tanto hacer videojuegos, cómics o manualidades. Tengo la necesidad de interactuar físicamente con lo que hago. Me gusta tocarlo, palparlo, utilizarlo; No solo interpretarlo. El saber que has conseguido crear un algoritmo útil para tu motor te dá una sensación de superación agradable, pero la sensación que me transmite el verlo en funcionamiento y usarlo… no sé, para mi es aún mejor.

Bueno, esta ya está empezando a ser una entrada demasiado larga. Pasamos a Cell-Fusion:

Resumen Sprint 31 Marzo – 7 Abril

Crear 4 nuevas armas Hecho. También he repasado un poco algunas de las existentes.

Implementar nuevo sistema de armamento Hecho. Ahora las armas se dividen en tres categorías. Cada item que coges de una misma categoría, aumenta el grado del arma que tienes equipada. El resultado es interesante, ya que añade cierto grado de estrategía al tener que ser selectivo con los items que coges.

Pixelar 2 variantes de “Invader” Acabo de terminarlas hace un rato. Las dos que me exigía más un par de retoques en el original. Las variantes del Invader -Nanomáquina de la fase piloto, que se me olvida que a excepción de Anchiano, nádie más puede leer la mente-, las he hecho porque he pensado que introducir un poco de variedad en los niveles aparte del color sería buena cosa.

Ampliar la longitud de la fase piloto entre un 100% y un 200% Las fases ahora constan de 10 oleadas. Siendo la décima, el jefe final del nivel.

Reajustar la curva de dificultad para que sea accesible a más de la mitad de los betatesters. Ajustada está, pero no la he llegado a probar con conejillos de indias. ¿Algún voluntario?.

(*) Nota para los despistados: Lo comenté hace algún tiempo, aunque mi afición es el desarrollo, me gano la vida como técnico de radio trabajando en el mantenimiento de estaciones base de telefonía móvil.

About The Author

Te pueden interesar

1 min de lectura
Crazy Factory
2 min de lectura
1 min de lectura
Translate »