sábado, Jun 22 2024 3:43PM

ONIRIC FACTOR

From the deep dream dominions

Hoy, como tantos otros días antes de la hora del papeo, andaba husmeando por la red sobre temas que me resulten interesantes, hace algun tiempo que barajo, entre otras muchas ideas, la figura del “videojuego solidario” como proyecto potencial. El unico problema es conseguir un concepto y mecánicas que resulten interesantes y sirvan para concienciar pero evitando caer en lo pasteloso o excesivamente moralista, que no se si seré el unico pero a mi al menos me pone de mala leche.

Bueno, volviendo al tema, mientras buscaba referencias me he encontrado con el típico artículo sobre la violencia en los videojuegos y tal, pero llegando al final, se comentan algunas cosas interesantes.

[…] Frente a los videojuegos habituales en los que, en algunos casos, “se atenta contra los derechos humanos” *, algunas ONG han promovido el desarrollo de juegos que fomentan buenos valores. Así, Intermón Oxfam lanzó en marzo del pasado año “Refugee”, un videojuego para móviles cuyo objetivo es sensibilizar sobre las crisis olvidadas del mundo. La protagonista del videojuego es Aissa, una heroína que huye de la sequía en su país y, entre otras cosas, debe buscar comida y agua en un país extraño. Los fondos recaudados con las descargas del videojuego -que se hacen enviando “io” al 5757, con un coste de 2,40 euros- se destinan a los programas de ayuda humanitaria de Intermón Oxfam en los campos de Djabal y Goz Amer.

Otro ejemplo es “Against All Odds”, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR. Este juego está dirigido a jóvenes entre 12 y 15 años, y cuenta con versiones en inglés, alemán, griego, noruego y sueco. En España se lanzará probablemente en junio de este año. El objetivo es fomentar una actitud positiva hacia los refugiados entre los más jóvenes, que deben hacer todo lo posible para reconstruir su vida en un país extranjero: acudir a una nueva escuela, aprender un idioma diferente y encontrar nuevos amigos.

Por su parte, Unicef cuenta con varias alternativas de juego. Por un lado, “Ozonalia” aboga por el fomento del consumo responsable y el comercio justo, mientras que “Ungefanyaje?” (¿Qué harías tú?) intenta ayudar a los adolescentes de los países más afectados por el sida a prevenir el contagio por VIH. El juego está disponible en inglés desde 2004 y se ha traducido al suajili para que puedan acceder a él los jóvenes de los países del este de África. Por último, Unicef cuenta con una sección de juegos interactivos sobre otros temas como los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la protección del medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas, así como un juego sobre la reducción de desastres naturales, “¡Alto a los desastres!”, diseñado por la ONU para jóvenes de 9 a 14 años. En este juego, cada participante cuenta con un presupuesto para la construcción de hospitales o viviendas. Cuantas más vidas se salva, más puntos se ganan.

La sección sueca de Save the Children ha desarrollado “El mundo de DINA” para jóvenes entre 7 y 13 años. El juego (con versión en castellano) gira en torno a la Convención sobre Derechos del Niño y contiene historietas animadas e información sobre los derechos del niño. Por otro lado, para los jóvenes entre 8 y 13 años, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas propone “Food Force”. La historia se desarrolla en la isla de Sheylan, donde los jugadores deben cumplir diferentes misiones: ubicar refugiados, distribuir comida, negociar con grupos rebeldes (sin armas)… Al final de cada misión, se puede ver un vídeo sobre la forma en que la agencia de alimentos de la ONU hubiese resuelto la situación.

Por último, Manos Unidas ha desarrollado “Un juego peligroso”, en el que cada jugador obtiene puntos cada vez que responde correctamente a una pregunta sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio y las relaciones Norte-Sur. En el juego se ofrece información sobre los ODM, la ayuda oficial al desarrollo o diferentes alternativas para ayudar a combatir la pobreza.


*Edición: La referencia a los “derechos humanos” la he entrecomillado porque se me antojaba como una frivolización de los derechos fundamentales del niño.

Sinceramente, prefiero que hable nuestra omnisapiente Mafalda:

http://www.cuervoblanco.com/Mafalda/mafalda1.html

About The Author

Te pueden interesar

1 min de lectura
Crazy Factory
2 min de lectura
1 min de lectura
Translate »