martes, Ene 25 2022 10:30PM

ONIRIC FACTOR

From the deep dream dominions


Hablar sobre esto no me resulta fácil, y no es porque no tenga nada que decir, sino porque son tantas las sensaciones y pensamientos que se aglomeran, que simplemente me saturo. Espero que escribiéndolo sepa asimilarlo mejor. No sé por dónde empezar o con que frase acabar, solo sé que me siento preocupado y feliz al mismo tiempo.

Feliz porque el grito de alegría con que mi mujer me anunciaba esta mañana de que estaba embarazada, aún resuena en mis oídos. Feliz porque la luz de esa sonrisa solo resulta comparable con la que lucía cuando la vi entrar en la iglesia para darme su “sí” con esos ojos llenos de vida. Pero también estoy preocupado, porque por mucho que trates de mentalizarte, nada te prepara para esto.

Me gustaría tener la certeza de que sabré ser un buen padre, de que seré capáz de renunciar a mi yo para dárselo a la criatura. Necesitaría estar seguro de que seremos capaces, como familia, de convertir a ese ser humano en una buena persona. Hacer de su infancia un recuerdo feliz y de su madurez algo de lo que sentirse satisfecho.

La responsabilidad de un padre es algo que nos llega a muchos tarde o temprano, pero para asumirla hay que entablar combate contra uno mismo. Hay tantas cosas que dejar atrás: tu tiempo, tus miedos, tu egoísmo, tus inseguridades… ahora mismo asimilar la magnitud del reto me hace parecer pequeño. Espero poder crecer lo bastante como para superarlo.

Deseadnos suerte a los tres. A caro, a mi y al bichín. Esperamos que todo salga bien y pronto pueda venir al mundo para compartir con nosotros, su risa, sus mocos, sus cacas, sus penas y sus alegrías.

Pues eso. Me tienes malo, pero estoy deseando que vengas.

Te pueden interesar

Crazy Factory
1 min de lectura
1 min de lectura
Crazy Factory
2 min de lectura
Translate »
Cart
  • No products in the cart.
A %d blogueros les gusta esto: